Con toda probabilidad, esta es la faceta más conocida que relaciona a Lluís con el mundo del arte: su amistad con salvador Dalí.

Gracias a la pasión por el arte de Lluís y por el pintor de Port Lligat, trabó amistad con él en 1961 cuando lo invitó al happening de una inauguración de su segundo salón de peluquería más importante en Barcelona.

«Salvador Dalí me dijo que no tenía que escuchar a la gente, que debía hacer mi camino e ir a la mía. Si he tenido éxito es porque me he atrevido a tirar adelante con mis ideas’’

El mismo día de la inauguración, Dalí quiso romperle el escaparate y, ante las súplicas y negativas de Lluís, al final -magnánimo- le realizó una estrella de la fortuna para darle suerte.


«Si no hubiese sido tan tonto, tendría un Dalí para siempre, pero pudo más la idea de que el cristal todavía estaba sin pagar».

El gran pintor nunca accedía a que Lluís le cortase mucho el pelo más allá de las puntas. Es más, siempre le pedía que el corte fuese »llaaarg». Por ello, Dalí siempre vestía pelucas encima de su cabello para ganar volúmen y calidad de pelo.

A partir de entonces, creció entre ambos una fuerte amistad que duró hasta los últimos días de vida de Salvador Dalí. Poco antes de morir, el artista accedió a que su peluquero le visitase.

«Casi no podía hablar, tenía el pelo más largo que nunca y las puntas amarillentas de las colonias que le aplicaban las enfermeras
´´

Un mechón de ese último corte de cabello, las tijeras y el peine que usó Lluís, son uno de los tesoros que guarda el peluquero con cariño.

Mechón, peine y tijeras del último corte a Dalí

«Salvador Dalí fue, más que ninguna otra persona que haya conocido, un auténtico espíritu libre. Nunca he tenido una amistad ni he conocido a nadie tan imprevisible como él’’

Tanta fue la estima y admiración de Lluís por el pintor, que se atrevió a desnudarlo en un libro mostrando la apasionante personalidad del genio a través de una completa biografía y una propia hemeroteca.

‘’No resulta fácil comprender la vida, el alma y el carácter un genio como Salvador Dalí. Su visión de la evolución del arte, su modo de ser y pensar, su vida íntima; entender, en definitiva, cómo llegó a convertirse en un personaje de características tan peculiares’’

Libro de Dalí escrito por Lluís Llongueras

Los genios se atraen y, desde que se conocieron hasta el fallecimiento del pintor, les unió una especial y fuerte amistad que fue creciendo a lo largo de cada encuentro entre ambos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.